A este hombre le quedaban minutos de vida. De repente, su perrita logra llegar al hospital y lo que hace te sacará las lágrimas…

Ryan Jessen, de 33 años, quien en apariencia era un joven saludable en California, comenzó a sentir fuertes dolores de cabeza; y creyendo que se trataba de migraña, acudió al hospital para que le recetara algo que le mitigara el dolor.

Pero no se trataba de un simple dolor de cabeza: tenía una hemorragia cerebral ventricular, por lo que ingresó de emergencia. Sin embargo, el estado de Ryan empeoró, hasta entrar en estado de coma.

Tristemente el diagnóstico de los médicos fue fatal.

Ryan Jessen y su perrita eran inseparables. El amor que se tenían uno al otro era incomparable.

Su familia lo acompañó en todo momento, pero sabían que había alguien más esperando en casa que también iba a querer despedirse: Mollie. Querían hacerle saber al animal que su dueño no la había abandonado, sino que simplemente no volvería a casa porque no podía.

Asi que la familia decidió lo inevitable, no sin antes convertir a Ryan en donador de órganos y pedir un permiso especial al hospital: permitirles que Mollie, la adorada perrita boxer de Ryan, pudiera entrar a despedirse de su amigo.

Luego que el hospital lo autorizó, se realizó el conmovedor encuentro de Ryan y Mollie…

El padre le dice a Ryan que ahí está Molly y que se despida de ella…

Luego de las despedidas, se tomó la decisión: desconectar a Ryan y permitirle que muriera…

Este es el vídeo del tierno momento en que la preciosa Molly se despide de su dueño:

Es increíble que, tan solo viendo un vídeo, podamos sentir el dolor que está sintiendo Mollie al ver a su dueño a punto de morir. Esperamos que tanto ella como todos los familiares de Ryan se recuperen de esta pérdida y puedan continuar su vida de la forma más feliz posible.

loading...

Add a Comment

Close