Abortó a su bebé de 8 meses, pero antes de tirarlo a la basura ocurrió un gran milagro…

Una mujer embarazada en China se sometió a un aborto, todo parecía indicar que el procedimiento se llevó a cabo sin problemas, pero después resultó muy sorprendida, al darse cuenta de que una enfermera lo había salvado y vendido a otra pareja.

Lili es una joven originaria de Mongolia, y con solo 18 años en abril del año 2013 descubrió que estaba embarazada, pero prefirió mantenerlo en secreto y no se lo contó a nadie hasta que cumplió 35 semanas.

Así que acompañada de su hermano acudió a someterse un aborto que supuestamente había resultado exitoso. Sin embargo, cerca de 3 días después la policía le informó que al bebé lo había salvado una enfermera.

Cuando Lili llegó al hospital tuvo que pagar por el aborto 20 yuanes, lo equivalente a 53 pesos mexicanos. Una vez iniciada la operación todo iba muy bien, pero Liang Xiaohua, una enfermera, escuchó llorar al niño, lo sacó de la bolsa de plástico, conectó al bebé al tanque de oxígeno y le dio leche de beber mientras lo escondía.

Otros testigos que se encontraban en el lugar escucharon a la enfermera hacer una llamada, preguntándole a alguien si quería un bebé, pero que hasta ese momento no sabía si era niña o niño.

Tres días después Lili fue informada de que su hijo no había muerto durante el aborto, que había sido vendido.

La mujer preguntó a la policía sobre el paradero del bebé, pero los oficiales no le daban respuesta. A partir de esto Lili sintió la necesidad de encontrar a su hijo, visitó algunas Instituciones de Gobierno y oficinas de Salud. Por desgracia no recibió información alguna.

El pasado 8 de enero del 2014 Liang Xiaohua fue arrestada, acusada de secuestro y robo de infantes, por lo que tuvo que pagar una compensación a Lili de 1,1 millones de yuanes (2,9 millones de pesos).

Los médicos y enfermeros fueron declarados culpables por negligencia médica, pero no fueron condenados a ningún castigo y el caso fue cerrado en mayo del 2017. Lamentablemente Lili no pudo dar con el paradero de su hijo.